Aunque nos gustaría que nuestros niños comieran menos golosinas, ellos adoran los dulces y no podemos evitar que cuando los consuman manchen su ropa.

Y como sabemos que las algunas manchas de esos dulces y caramelos son algo difíciles, hoy te daremos algunos consejos para el lavado:

Un buen truco es poner talco o sal en la prenda y échala en un recipiente con agua caliente con un poco de amoniaco, si queda algún resto de colorante, mezcle agua oxigenada y agua en partes iguales, por último lava la prenda en la lavadora y extiéndela en la sombra preferiblemente.

-Si tu hijo mancho una prenda delicada como la seda, puedes utilizar glicerina para sacar la suciedad; seguidamente cubre la prenda con papel absorbente, esto hará que al lavarla la mancha de dulce salga fácilmente.

-Si no puedes lavar la prenda, frota suavemente la mancha con alcohol y amoniaco diluidos en agua tibia para eliminarla por completo.